El Amor Es Mejor Que El Gimnasio Y La Dieta

 Tener rutinas para mejorar nuestra salud es un excelente hábito. Pero si creemos que sólo se trata de alimentación y ejercicio, desconocemos el factor de mayor impacto. 

 

Te acercamos algunos datos que pueden guiarte para aumentar tu bienestar.



(Autor: Carolina Hapon. Licenciada en Psicología. Experta en Desarrollo Personal)


Numerosas investigaciones afirman que un matrimonio desdichado tiene efectos dañinos sobre nosotros:

 

  • Eleva el nivel de estrés
  • Genera problemas cardiovasculares
  • Debilita el sistema inmune
  • Aumenta las posibilidades de enfermar en un 35%
  • Acorta entre 4 y 8 años de vida.

Esto parece apoyar esas creencias populares de que casarse te mata de a poco. Y visto desde este punto algunos dichos como “Mejor solo que mal acompañado” no parecen tan errados. ¿O sí?

 

Sin embargo, es sólo una parte de la historia…

 

La otra cara de la moneda es que la soledad, también tiene consecuencias perjudiciales para nuestra salud. Acorta nuestra esperanza de vida en más de 10 años. Y resulta ser tan peligrosa como la obesidad, el tabaquismo o el alcoholismo.

 

Entonces más vale decir “ni solos, ni mal acompañados”.

 

La ciencia ha descubierto que un matrimonio feliz protege contra la enfermedad y alarga la vida. Sí, es así, las personas felizmente casadas viven más años y con mejor salud.

El amor en la pareja no sólo se trata de un sentimiento maravilloso, es además un factor fundamental para la vida saludable:

  • La liberación de endorfinas son los mejores antidepresivos naturales, potencian nuestro sistema inmune, reducen el estrés, tienen propiedades antienvejecimiento y alivian el dolor.
  • Reduce los niveles de cortisol y los efectos físicos del estrés crónico.
  • La producción de dopamina, norepinefrina y oxitocina reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y nos brindan sensación de placer.
  • Los estrógenos rejuvenecen nuestro cuerpo, piel, cabello y uñas.
  • La feniletilamina produce aumento de energía.
  • En conjunto aumenta nuestro nivel de autoestima

Un dato especial  que encontraron científicos de la University College London (UCL) es que estos beneficios son aún más significativos en los varones.  Los hombres casados presentan menos probabilidad de padecer problemas cardíacos, cáncer, Alzheimer y depresión, viven cerca de 8 años más y con mejor salud. Básicamente parece que ellos necesitan casarse para mantenerse vivos.

 

Pero las ventajas para las personas que viven felizmente en pareja no sólo son físicas. Sus integrantes también presentan mejor salud mental y tienen los mayores índices de satisfacción general con la vida.

 

Es decir, no solo están más sanos sino que son más felices.

 

Entonces, parece que vale la pena no sólo trabajar en la dieta y el gimnasio, sino fundamentalmente, por una relación feliz.

 

¡¿A trabajar por una relación feliz?!

 

Suena contradictorio porque estamos inclinados a pensar que la felicidad en la pareja debe ser algo espontáneo. Pero la verdad es que lo más espontáneo es nuestra tendencia natural a la “habituación”. Es decir, el acostumbrarnos a las situaciones reduce la satisfacción asociada.

 

En efecto, el nivel de felicidad sube considerablemente al momento de casarnos. Pero…¿Sabías cuánto dura en promedio este ascenso?

 

Solo dos años, dicen los expertos.

 

Entonces podemos disfrutar los dos primeros años y luego dejarnos arrastrar por la corriente, o podemos elegir hacer algo.

 

Hace varios años, algunos científicos pioneros, como John Gottman o Sue Johnson observaron que algunas acciones deterioran el matrimonio, mientras que otras lo enriquecen.

 

¿Y lo mejor? Descubrieron que, de manera intencional podemos hacer mucho, no solo para aprender a manejar los conflictos en forma constructiva, sino también para llevar la relación a un nivel de felicidad mucho mayor.

 

Entonces, si nos comprometemos a invertir y cuidar la relación, el matrimonio puede convertirse no solo en un antídoto contra la enfermedad física y mental, sino en una de las mejores fuentes de bienestar.

 

Sólo es cuestión de probar.