El poder del liderazgo resonante

Los grandes líderes nos impulsan a realizar e innovar en formas que no habíamos imaginado. Lo hacen a través de un tipo especial de relación con nosotros: están en sintonía con nosotros y nosotros con ellos. Cuando las personas trabajan con líderes efectivos (líderes que sacan lo mejor de ellos) han establecido lo que llamamos una relación resonante.

 


Por Fernando Anta*

 Todos los líderes pueden desarrollar una relación resonante con sus empleados usando tres pasos simples, pero para lograrlo no hay que estar desconectado de los otros por el estrés y es necesario mostrar compasión.

 

Los líderes resonantes inspiran a otros a través de relaciones significativas y emociones positivas. Esto es exactamente lo que queremos decir cuando describimos a alguien que nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros. 

 

Entonces, ¿cómo puede un líder desarrollar y mantener una relación resonante con los empleados? ¿Cómo desarrollan y mantienen las relaciones resonantes con sus subordinados, compañeros, jefes o incluso con los clientes?

 

1. INSPIRAR A TRAVÉS DE LA ESPERANZA Y LA VISIÓN.

Para aprender y recordar algo, necesitas un contexto. Los líderes efectivos regularmente les recuerdan a otros el propósito de la organización. Esta no es una meta o estrategia, sino la razón por la que existe la organización. Los líderes resonantes nos siguen recordando ese propósito, y cuando es grande y significativo, hace que otros se sientan valorados y desarrollan un sentido de esperanza para el futuro. Cuando se realiza la transformación, es importante recordar a los empleados las razones del cambio y llevarlos en el viaje de transformación. Si bien a veces sentimos que estamos avanzando a través del lodo y la dificultad de los desafíos cotidianos requiere un gran esfuerzo, necesitamos una visión general para tener un sentido de dirección, enfocar nuestra atención y darnos esperanza.

 

2. DIFUNDIR LA COMPASIÓN

En segundo lugar, las relaciones resonantes se caracterizan por un sentido de compasión, un sentido de cuidado y comprensión. Los empleados que desarrollan confianza en su líder tienen más probabilidades de aceptar y contribuir al proceso de transformación. En pocas palabras, cuando sentimos que alguien se preocupa por nosotros, automáticamente eso para a ser importante para nosotros. Esta mutualidad establece que todos se sienten protegidos, incluso cuando se aventuran en actividades nuevas y, a veces, arriesgadas.

 

3. SÉ CONSCIENTE

Finalmente, se necesita un sentido de atención plena donde el líder y sus empleados son genuinos y honestos. Ambas partes son auténticas y se sienten en sintonía con la otra. Los líderes deben ser transparentes y fomentar la comunicación abierta con los empleados, especialmente durante la transformación. Para los líderes, esto significa emplear un estilo de liderazgo caracterizado por un diálogo bidireccional e inspirar a los demás, no focalizado al comando y control tradicional.

 

ESTRÉS Y RESONANCIA

Entonces, ¿por qué no hay más líderes resonantes? Muchas personas no reconocen que el liderazgo es fundamentalmente una relación. Décadas de investigación han encontrado que la mayoría de las personas en puestos de liderazgo y gestión simplemente no pueden desarrollar o mantener estas relaciones resonantes, lo que disminuye considerablemente su efectividad.

 

La mayoría de las personas en puestos de liderazgo y gestión tienen relaciones que se caracterizan más por la disonancia o la desconexión. Están abrumados por el estrés y tienen un enfoque obsesivo en los números o las tareas como si eso resolviera los problemas cuando, de hecho, es una forma de escapismo que crea distancia y rechazo con las personas que los rodean.

 

El estrés, cuando llena nuestros días pasa a convertirse en estrés crónico. Este estrés crónico tiene el mayor costo en nuestras vidas y relaciones. Nuestros cuerpos y mentes necesitan una cierta cantidad de estrés, sin embargo, no fuimos creados para manejar esa carga crónica a diario y semanalmente.

 

Los estudios han encontrado que cuando los líderes están bajo este estrés, lo que David McClelland llamó estrés del líder, en realidad tienen deficiencias cognitivas, emocionales y perceptivas. Para contrarrestar esta sobrecarga de estrés, los líderes deben estimular el sistema nervioso parasimpático y las redes neuronales relacionadas. Esto se puede hacer con dosis de esperanza, compasión y atención plena. Esto podría incluir meditación, yoga, tai chi, ejercicio, oración, sentirse esperanzado sobre el futuro, ser voluntario y tener relaciones significativas. La realización de estas actividades a diario puede ayudar a reconstruir su cuerpo y mente para estar cognitivamente en su mejor momento. Pero también se puede hacer en el trabajo hablando con otros(conversaciones resonantes).

 

CREANDO UN IMPACTO POSITIVO PARA EL CAMBIO

Otra característica de un líder resonante es su capacidad de inspirar y energizar a otros mediante la participación de lo que se llama atractores emocionales positivos. Los humanos están neurológicamente conectados para captar las emociones de los demás de 8 a 40 milisegundos, a través del sistema de circuito abierto del cerebro. Estas pistas sutiles son contagiosas. Si estás en una posición de liderazgo, eres aún más contagioso porque la gente te está mirando y prestando atención. Necesitamos atractores emocionales positivos y negativos; los negativos (la respuesta al estrés) nos ayudan a sobrevivir y los positivos para prosperar y florecer. Pero debido a que los atractores emocionales negativos son más fuertes, tenemos que amplificar los positivos.

 

Un atractor emocional positivo puede despertarse todos los días en el trabajo cuando se trabaja con lo que se conoce como coaching a través de la compasión. La mayoría de los esfuerzos de direccionamiento se centran en las debilidades de una persona y en las cosas que necesitan mejorar. Al adoptar un enfoque negativo de resolución de problemas, en realidad tiene el efecto contrario. La persona que recibe este feedback se cierra o entra en modo defensivo.

 

La mejora del rendimiento y el desarrollo siempre deben comenzar con el atractor emocional positivo. Para que las personas cambien, especialmente en el contexto de la creación de una cultura de transformación, pídales que piensen en lo que realmente quieren de la vida y entrénelos para crear la posibilidad de llegar a esa visión. Enmarque la situación o el problema bajo una luz positiva, o resalte las fortalezas de un individuo. Al entrenar (coaching) con compasión, los otros están más abiertos a las posibilidades sugeridas y se involucrarán emocionalmente. Motivar a las personas para que aporten su talento al trabajo es fundamental para una transformación organizacional exitosa.

 

Para ser sostenibles, los líderes deben trabajar en los atractores emocionales positivos de su propia visión, sueños y experiencias personales memorables o poderosas. Solo entonces los líderes pueden comenzar a brillar, contagiando a otros con su espíritu positivo y desarrollarse en un líder verdaderamente efectivo.

 

*SOBRE EL AUTOR:

Mi nombre es Fernando Anta soy Lic. en Psicología, Coach certificado ICC, Especialista en psicología positiva y de las organizaciones.

Soy Socio Fundador de DePo (Desarrollo Positivo) junto con mi esposa. Estoy especializado en Terapia Cognitivo Conductual y Terapia de Pareja. Soy docente en la Escuela de Negocios de la FCE de la UNCuyo.

Soy padre de tres hermosos hijos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0